1 – EL CONOCIMIENTO DE SI MISMO Y OBJETIVOS

Conocerse a sí mismo es haber logrado la identidad con su propio Ser Divinal, saberse idéntico a su propio Espíritu, experimentar directamente la identificación entre lo conocido y lo cognoscente. Es eso lo que podemos y debemos definir como Auto-Conocimiento.

Lo fundamental en la vida es llegar realmente a conocerse a sí mismo: ¿de dónde venimos, hacia dónde vamos, cuál es el objetivo de la existencia, para qué vivimos, etc., etc., etc.?

Ciertamente, conocerse a sí mismo es lo fundamental; todos creen conocerse a sí mismos cuando realmente no se conocen. Así que es necesario llegar al pleno Conocimiento de sí mismos; y esto requiere incesante Auto-Observación, necesitamos vernos tal cual somos…

Desgraciadamente, las gentes admiten fácilmente que tienen cuerpo físico, aceptan que lo tienen porque pueden verlo, palparlo, más su psicología es un poco diferente. Ciertamente, como no pueden ver su propia psiquis, como no pueden tocarla o palparla, para ellos es algo vago que no entienden. Cuando alguna persona comienza a observarse a sí misma es señal inequívoca de que tiene intenciones de cambiar.

Quien de verdad quiera conocer los “Mundos Internos” del planeta Tierra, del sistema solar o de la galaxia en que vivimos debe conocer previamente su mundo íntimo, su vida interior, particular, sus propios “Mundos Internos”.

“Conócete a ti mismo y conocerás el Universo y los Dioses”. Cada uno de nosotros tiene su propia Sabiduría Divina que es la de su Real Ser Interior.

Sabemos que Dios está en todas partes. Pero… ¿conocemos nuestra propia parte de Divinidad?

Nunca tenemos tiempo para conocer nuestro mundo interior. No le damos la suficiente importancia a esto. Sin embargo, es necesario hacer este trabajo conscientemente.

Todos estamos constituidos por tres partes:

  • Materia: nuestro cuerpo físico o máquina humana. Lo tenemos, pero no es únicamente lo que somos.
  • Alma o Mente: el 97% de Esencia atrapada, la Energía Psíquica, que origina todos nuestros movimientos, y que no la conocemos a pesar de que vivimos mucho más tiempo en el mundo interior que en el mundo exterior. Aquí encontramos todas nuestras diferentes formas de ser, nuestros defectos.
  • Espíritu o Conciencia: el 3% de Esencia libre y consciente, nuestra Sabiduría Divina. Lo Real, lo Verdadero, lo Eterno o Inmortal, lo Cognoscente de cada uno, lo que no es del tiempo y nunca pasa.

Para llegar al Conocimiento Interior debemos estudiar los Cuatro Pilares de la Sabiduría, que nos permitirán ir penetrando lentamente en ese mundo interior llamado uno mismo:

Los CUATRO PILARES DE LA SABIDURÍA son:

CIENCIA:

La experimentación es la base de la Ciencia Consciente. La Ciencia nos enseña los diferentes procedimientos para poder conocer nuestro mundo interior y experimentarlo en forma directa.

La palabra “Conocimiento” viene de conocer, no de creer. A través de la práctica podemos experimentar en forma directa en las diferentes Dimensiones de la Naturaleza.

Enseñamos las siguientes prácticas:

  • Concentración
  • Relajación
  • Desdoblamiento Astral
  • Meditación
  • Retrospección
  • Negociación del Karma
  • Cancelación del Karma
  • Etc., etc.

La Práctica hace al Maestro, por eso debemos practicar hasta triunfar.

ARTE :

El Arte nos enseña a Crear. La principal creación que podemos hacer es la de uno mismo, crearnos a nosotros mismos.

En el centro sexual están latentes las grandes posibilidades del ser humano; el buen uso de este centro nos regenera.

El Supra-sexo o Sexo Superior nos permite crear los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser para poder tener representación en las diferentes Dimensiones de la naturaleza.

Esto se consigue por medio de la unión sexual del hombre y la mujer, la inserción del falo masculino en el yoni femenino, sin pérdida de la Energía Creadora Sexual, haciéndola ascender vértebra por vértebra hasta el cerebro por el canal medular central.

De esta forma se regeneran los cuerpos Físico y Vital. Y luego se crean los Cuerpos Astral, Mental y, finalmente, el Cuerpo de la Voluntad Solar, para convertirnos en Hombres Verdaderos.

PSICOLOGÍA:

Dentro de nosotros viven muchas personas, nunca somos idénticos. A veces se manifiesta en nosotros una persona mezquina. Otras, una persona irritable. En cualquier otro instante una persona espléndida, benevolente; más tarde una persona escandalosa o calumniadora; después un santo; luego un embustero, etc.

Nuestra Energía está embutida en cada uno de nuestros defectos; somos hombres-máquinas, simples marionetas manejadas por hilos invisibles. Carecemos de una verdadera Individualidad, cada defecto se mueve en dirección diferente, nunca somos los mismos.

Cuando auto-observamos el mundo interior seriamente nos sorprendemos con tantos defectos. Cada uno de nuestros defectos es una persona diferente.

Al eliminar cualquiera de los defectos se libera la Conciencia que éste tenía atrapada. Con la Muerte de cada uno de los yoes recuperamos la Sabiduría y el Amor que estaban encerrados en él. De esta manera las chipas liberadas se van integrando a la Conciencia libre.

Método para la liberación de la Conciencia:

1- Auto-Observarnos a cada instante para poder descubrir los diferentes defectos que se nos manifiestan.

2- Defecto descubierto debe ser enjuiciado hasta comprenderlo.

3- Una vez comprendido ha de ser erradicado mediante una Súplica de eliminación a nuestra Madre Divina particular.

Con este simple procedimiento podemos ir cambiando nuestra forma de ser, eliminando detallito por detallito. Y liberar la Conciencia atrapada en cada uno de los defectos. A este proceso se le denomina muerte en marcha.

MÍSTICA:

La Mística nos enseña a amar el trabajo, tanto el interior como el exterior.

Una persona comienza a conocer el mundo interior sólo porque ha empezado a experimentar, a comprobar la realidad de su propio Ser particular.

Estamos acostumbrados a trabajar por dinero u otros intereses. Cuando tenemos que trabajar sin esta clase de incentivos no sentimos deseos de hacerlo.

Tanto en la labor de la Creación de los Cuerpos como en la desintegración de los defectos y en el Sacrificio por la Humanidad se hace necesario desarrollar el amor al trabajo por el trabajo en sí. Y esto es una de las cosas más difíciles por el estado en que nos encontramos, anteriormente descrito.

Cuando desarrollamos el Sacrificio desinteresado por la Humanidad comenzamos a experimentar el Amor por ella, vibramos con la fuerza maravillosa del Amor, y vivenciamos un cambio muy importante en cada una de nuestras células.

Solamente a través de la práctica y la experimentación directa se puede ir perfeccionando nuestra capacidad de hacer, a la que llamaremos Mística, pues el Amor sin obras es imposible.

OBJETIVOS DEL CONOCIMIENTO DE SI MISMO

1. La regeneración del ser humano

2. Liberación de toda nuestra Conciencia

3. Creación de los Cuerpos existenciales superiores del Ser

4. Conocimiento de todas las Leyes

5. Conocimiento de las Dimensiones Superiores

6. Despertar todas las facultades latentes

7. Alcanzar el estado de Hombre y luego el de Súper-Hombre

8. Inmortalizar el Alma

9. Resucitar en Sí Mismo

10. Lograr la Individualidad Sagrada

11. La Auto-Realización del Ser

Se dictan conferencias prácticas de entrada libre y completamente gratuita para todos los interesados. Los invitamos a asistir a cualquiera de nuestras salas.

About these ads